Diario de exclusión de gluten, mi experiencia dejando el gluten


Hoy en día es muy habitual que la población padezca ciertas intolerancias y también alergias alimentarias, este es mi caso, no tolero y soy alérgica a multitud de alimentos, después de años en los que he tenido que excluir de mi dieta frutos secos, casi todas las verduras y hortalizas, algunas frutas, el azúcar, la leche, el huevo, y he tenido que aprender a comer sin alimentos procesados, sin grasas, sin cafeína, sin alcohol, etc, por ciertos problemillas de salud, y por el empeño en comer sano para mejorar la salud, ahora se me presenta un nuevo reto, probablemente también soy intolerante al gluten  (sintomatología y familiares directos celíacos), y para comprobarlo tengo que hacer dieta de exclusión, ya que tal y como está la sanidad con la crisis, es muy difícil conseguir que te hagan la endoscopia y biopsia para saberlo a ciencia cierta.

Resumiendo, las razones por las que dejo el gluten son:
  • Soy intolerante y alérgica a multitud de cosas a las que suelen ser intolerantes y alérgicos también la mayoría de celíacos.
  • Tengo los síntomas de intolerancia al gluten.
  • Tengo varios familiares intolerantes al gluten con los mismos síntomas, y a ellos les funcionó dejar el gluten.
  • Cuando vas al médico su respuesta suele ser: "pues deja el gluten" o "prueba a dejar el gluten".
  • No puedo vivir con todos esos síntomas, sin fuerzas, enferma todo el tiempo, no puedo parar mi vida por esto.

Voy a ir dejando aquí en forma de diario mi experiencia y mis reflexiones sobre la eliminación de gluten de mi dieta.

Día 01: 24 horas sin comer gluten. La verdad es que es realmente abrumador no poder comer alimentos con gluten, ayer hicimos la compra, y al principio era optimista, pensando que había muchos alimentos que como que no llevan gluten, pero al ir a comprar se me vino el mundo encima, en Mercadona que es donde compro, hay muchos alimentos sin gluten, pero son caros, hay poca variedad de cada uno, no están buenos, y algo de lo que me di cuenta al volver a casa, todos estos alimentos son procesados y llevan muchas porquerías que no comía antes de dejar el gluten, por tanto, sí, mejoraré por dejar el gluten, pero ¿a que precio?, empeoraré por otro lado porque no son naturales. 

Me doy cuenta de que hemos hecho un modo de vida del consumo de hidratos de carbono a través de las harinas, sobre todo de la de trigo. Intentas plantearte una vida sin trigo, cebada, centeno ni avena, y en principio te vuelves majara. Es muy difícil.

Después de 24 horas, y de haber sentido una ligera ansiedad y estrés, me doy cuenta de que es necesario un plan de acción, reflexionar mucho, hacer listas de alimentos que puedo comer, buscar o inventar nuevas ideas, hay que reestructurar todas las comidas. Sobre todo para mí lo más difícil es el desayuno, que es donde más pan comía.

Tengo mil ideas en la cabeza, mi solución pasa o bien por dejar completamente las harinas, o bien por hacer pan casero de harina de arroz o maíz, añadir tortitas de arroz o maíz. Por otra parte también he pensado añadir a mi dieta el doble de fruta (lo que no me aporta tantos hidratos como necesito porque tengo el azúcar muy baja), pero rellenará algunos huecos. 

Sé que este sacrificio tendrá sus recompensas, el sacrificio de dejar leche, azúcar, huevo, etc, ha tenido recompensas sorprendentes, pero es duro y estresante. Creo que todo esto pasa por una reordenación o reeducación del modo de comer. Me gustaría ir de nuevo con más calma al supermercado y buscar más alimentos que no lleven gluten pero que tampoco lleven porquerías, y añadir mucha más fruta y verdura.

Un punto negativo, es que anoche al cenar me di cuenta que el pan sin gluten que compré lleva huevo, me he dado cuenta de que muchos intolerantes al gluten también lo son a la lactosa y alérgicos a la proteína de huevo (y es un fallo muy grande fabricar pan sin gluten con otros alérgenos alimentarios comunes), y me di cuenta porque me hizo daño en el estómago. Pero compré un montón, y me lo tengo que comer.

Por lo pronto puedo decir, que tengo una energía inusual que no suelo tener habitualmente, espero que dure. Aunque siento dolor y hormigueo en las manos y los antebrazos (algo que no me pasaba desde que dejé la leche y el huevo), y tengo ardores, pero el pan que he comido lleva huevo y puede ser por eso.


Día 02: ya van 48 horas sin consumir gluten. Ayer se me olvidó deciros, que me tenía muy preocupada el hecho de que no se pueden cocinar en el mismo recipiente alimentos con gluten y sin gluten sin limpiarlo porque se contaminan los alimentos sin gluten
con el gluten de los otros. Eso quiere decir que no puedes ni meter la cuchara de remover, te cargarías todo. Y en mi caso me preocupaba cómo iba a hacer las tostadas del desayuno, de hecho yo tuesto el pan de los sandwiches siempre, aunque sea ligeramente. Tengo una tostadora maravillosa que me compró mi pareja, y ahora está toda contaminada del gluten del pan que se tuesta él. Así que ahora estoy haciendo el pan como las abuelas, en una plancha de asar.

En cuanto a los efectos de dejar el gluten, los ha habido buenos y malos. Desde que me levanté sentí una energía inusual, y al llegar las ocho o nueve de la tarde seguía así, hablando por los codos, incluso hablaba tan rápido que tartamudeaba un poco (no soy tartamuda, pero si hablas rápido, puede pasar). No me sentía nada cansada, de hecho haciendo esto y lo otro, me salté el segundo desayuno, que hago a las 12, y no sentí cansancio, no parece que bajara el azúcar. 

En cambio también ha habido efectos negativos, para empezar me dolían los brazos y las piernas y me hormigueaban, los sentía como si fueran de plomo, también la zona de las cervicales, durante todo el día. Por la tarde me empezó a temblar todo el cuerpo, no podía pararlo e inmediatamente busqué por Internet qué me estaba pasando y leí que en algunas personas que han tomado gluten tantos años, el dejarlo les provoca algo parecido a lo que les sucede a los que dejan la droga, aunque el gluten te haga daño, tu cuerpo te pide más, era una especie de mini síndrome de abstinencia, pero con el gluten. Por la mañana seguía temblando, pero menos, aunque sentía mi cuerpo ligero, sobre todo las piernas, ya no me pesaban ni dolían. He notado ruídos intestinales, aunque no tengo gases.

Aunque tenga energía me siento muy rara, no sé si es por el hormigueo o el temblor, mezclado con una especie de sensación de hambre permanente, aunque estoy comiendo las mismas cantidades, solo he sustituido el pan por pan sin gluten. Quiero ver si se pasa en unos días, supongo que mi cuerpo tiene que acostumbrarse después de unos 34 años con gluten.

Otra cosa que he notado es que mi vientre y todo mi abdomen están aun más planos que cuando dejé la leche, esta mañana tenía una sensación rara, como de vacío y me levanté la parte de arriba del pijama delante del espejo y me quedé pasmada, me veo más delgada (adelgazo con la facilidad de un pestañeo, creo que es importante puntualizarlo, por ejemplo, con una semana de ejercicio moderado pierdo la barriguita de las navidades).


Ayer estuve probando a hacer pan sin gluten ni huevo en el microondas, lo hice tres veces, un rotundo fracaso, ya que estas recetas suelen llevar huevo como aglutinante, y a mi no me sienta bien, así que si lo haces sin huevo, no sale bien, además, es lo más horrible que he comido nunca. Así que sigo con el pan que he conseguido, aunque lleve huevo. (Usé esta receta, AQUÍ)


Hoy he probado las galletas maría que compré sin gluten, me iba a comer algunas a las 12:00 junto con una manzana. El resultado, ¡qué cosa más horrible!, era como masticar arena mezclada con una cantidad exagerada de azúcar. No las voy a volver a comprar, me quedo con mi manzana, y puede que tortitas de arroz o de maíz. Entiendo perfectamente que no es fácil fabricar un producto sin gluten, porque el gluten es pegajoso y mantiene la integridad del pan o el dulce, pero esto es incomible.



Día 03: hoy también me sentía temblando, aunque menos, he tenido una energía inusual, de hecho, estaba haciendo las cosas de la casa, y estaba bailando, no recuerdo haber hecho eso por lo menos desde la primavera pasada. Me parece que me veo más delgada, y pienso "no puede ser", quizás es porque tengo la barriga como una tabla, y me siento tremendamente ligera, sobre todo las piernas y los brazos.

Por la tarde tuve gastroenteritis, me empezó a hacer mucho ruído la barriga, después a doler muchísimo, y luego vino todo lo demás. Después estuve investigando de nuevo, y pueden pasarte todo tipo de cosas en los primeros días, al dejar el gluten, esto no parece nada inusual.

Día 04: he estado prácticamente bien del problema gastrointestinal, lo cual me dice que no debió ser un virus, y la verdad es que lo sentí un poco como si mis intestinos se revelaran o dijeran "hasta aquí hemos llegado", lo de la harina de arroz en el pan creo que no les gustó. 

Debo decir también que he tenido otro problemilla de salud que no tiene nada que ver con la intolerancia al gluten, fue esta madrugada, lo que me hace sentirme reventada de cansancio, pero, lo más gracioso, es que me siento cansada como siempre (debido a este otro problema), pero por otro lado, supongo que por haber dejado el gluten, a la misma vez tengo una energía inusual, los ojos abiertos como platos, hablo por los codos, y estoy muy alerta.

Hemos ido al campo, y mi madre nos ha traído a mi hermana y a mí pan sin gluten de otro supermercado, ufff, era mejor que el que yo como pero aun así el pan sin gluten es pan sin gluten, se deshace completamente, y siempre tiene como un gustillo a arena. Aun así se lo agradezco a mi madre. Creo  que lo que más me está costando de todo esto es lo del pan, lo demás va bien, porque el resto de mi alimentación no tenía gluten o puede que simplemente esté esquivando comidas como la pasta.

Esta mañana me levanté con algo raro en el ojo, el parpado de abajo del ojo derecho inflamado, pero no es conjuntivitis, no pica nada de nada, es algo extraño. En mis investigaciones también he leído que a algunas personas, el "sindrome de abstinencia" que les da al dejar el gluten les provoca que les salga toda clase de granos, inflamación, o incluso acné en la cara, porque están eliminando un montón de toxinas, en mi caso de granos ni rastro, pero mi ojo está inflamado.

Día 05: Ayer durante el día notaba que el ojo izquierdo me palpitaba, la misma zona del párpado inflamada en el otro, repito que no pica, hoy al levantarme por la mañana tenía los dos inflamados, una cosa rarísima, conforme han ido pasando las horas se me ha ido bajando la inflamación.

¡Ya no tiemblo! es una buena noticia.

Día 06: creo que de verdad estoy algo más delgada, pero ¿no es extraño? estoy comiendo incluso más en el desayuno (he añadido proteínas y fruta), por lo demás como lo mismo, lo que he sustituido es el pan. Mi barriga está aun más plana, yo misma me sorprendo, sobre todo porque soy una de esas personas a las que después de comer se les nota una barriguita, toda esa comida tiene abultar, y ahora como y me sigo viendo la barriga plana.

Por otra parte, he  notado algo raro, mis intestinos hacen muchísimo ruido, pero no tengo gases, es como si se movieran más que antes.

También decir, que me sigue palpitando el ojo izquierdo, abajo, la parte opuesta a la del lacrimal, es algo incómodo.


Día 07: he comprado un pan nuevo de la marca Beiker, aunque es pan tostado, pero quería comentarlo aquí, porque es la primera vez que como un pan sin gluten que esté bueno y sea consistente, aunque es para untar por ejemplo queso, y no puedo, así que lo comeré como si fueran "picos" o "regañás". El paquete es muy pequeño y trae poco, así que sale un poco caro, por lo que tendré que comer poca cantidad cada día, volvemos al tema de que el pan sin gluten es más caro.

Ahora mismo me siento bien, hay momentos en que me siento rara, diferente, pero me siento bien, y lo importante es que tengo más energía que antes.

Me he dado cuenta de una cosa buscando información, desde que era pequeña me salen en los codos y en las mejillas, como unas ampollitas minúsculas, qué si te rascas y se rompen duele muchísimo, y he estado leyendo que estas ampollitas les salen a los intolerantes al gluten, y entonces he ido corriendo a mirarme los codos (es invierno y los tengo tapados y no me estoy mirando todo el día los codos), y ha sido increíble, creo que nunca jamás en mi vida había tenido los codos suaves, sino con esas ampollitas, y ahora no tengo y la piel está tersa, elástica y SUAVE, ¡suave!, no me lo puedo creer, creo que es lo que más me ha impresionado de todo hasta ahora.

Ya hace una semana que dejé el gluten, y me siento genial. A partir de ahora, las entradas de este diario serán semanales, porque no tengo tantas cosas que contar como para hacerlo a diario. Nos leemos el sábado que viene.


Semana 2: ya se van notando los cambios y puedo contar más cosillas, de hecho hay cosas de las que yo no me he dado cuenta, y ha sido mi pareja el que impresionado me lo contaba.

Lo primero y principal, y completamente impresionante, es que se me ha quitado la ansiedad. Ya os he contado otras veces que padezco ansiedad, ahora no era tan fuerte cómo por ejemplo otros años, en los que había razones tangibles para los ataques de ansiedad, pero a veces me entraban ataques de ansiedad. También lloraba muy fácilmente, no solo con cosas mías, sino con cosas que les pasaban a los demás. Era una cosa incómoda y difícil de controlar, y desde luego los demás no lo entendían. Bueno pues, ahora, no me pasa, no lloro, y si pasa algo, quizás siento un pequeño nudo en el pecho, pero no me da un ataque de ansiedad. Es impresionante. Esta es una de las cosas de la que se dio cuenta mi pareja, junto con la siguiente.

Otra de las cosas curiosas es que antes, cuando comía mucho, mi estómago llegaba como a un tope, en el que decía "no puedo más" mediante nauseas, y si no paraba pues, supongo que vomitaría, no lo sé, porque siempre he parado. Y mi pareja me decía, "no sigas comiendo, a ver si te vas a poner mala". Pues ahora no me pasa esto, no me entran nauseas, y aunque no tenga hambre o esté llena, si me queda comida en el plato, como más despacito, pero me lo termino perfectamente. Y todo esto me hace pensar, "¿quizás mi estómago estaba un poco afectado?".

Debo decir que me he dado cuenta de algo, tengo mucha más energía, y como he dicho otras veces, a las 8, 9 o 10 de la noche estoy hablando por los codos, pero no se me ha quitado ese estado que me entra muchas veces de agotamiento y malestar, algo que pensaba que se me quitaría.

Da la impresión de que estoy más delgada, pero sigo pesando lo mismo exactamente.

También me gustaría decir las cosas que sí me han pasado y las que no me han pasado al dejar el gluten, de todas las cosas que me contaron otros intolerantes al gluten o que he leído en webs sobre celíacos:

Sí me ha pasado: síndrome de abstinencia con temblores, reducción de la ansiedad, aumento de la energía, reducción del dolor de las articulaciones, reducción de la inflamación, cuerpo más ligero, barriga plana, desaparición de ampollitas (en codos).

No me ha pasado: estreñimiento, salirme granos en la cara al dejarlo, engordar, adelgazar, reducción del hormigueo de las manos, reducción de la fatiga, mejora del sistema inmune, reducción de migraña.

De momento esto es todo, hasta la semana que viene. 



1 comentario:

Anónimo dijo...

Si eres intolerante puede haber contaminación cruzada sin problemas. Deberías separar los alimentos si fueras alérgica al gluten, pero siendo intolerancia puedes cortar pan normal y luego el tuyo sin limpiar el cuchillo que no pasará nada.
Te lo digo por experiencia que en mi trabajo tengo contacto con muchas alergias e intolerancias al gluten y ellos mismos me lo dicen.
Saludos.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...